Make your own free website on Tripod.com
 

EL JUEGO


ES PENSAR



LECCION
16

 

 

 

 

 

 

 

Un Poco de Historia. 

La fecha del origen del ajedrez se pierde en la noche de los tiempos. Algunos historiadores se atreven a afirmar que fue hace más de cinco mil años que se inventó la primera versión del juego de ajedrez. Otros le dan a su nacimiento una fecha más reciente, de apenas unos 1500 años. La gran mayoría concuerda con la teoría de que su lugar de origen es la India y que surgió alrededor del año 200 de nuestra era.

Una leyenda, muy popular en nuestra época, habla de un sabio hindú llamado Sissa, que poseía una gran inteligencia y por ello fue elegido por un brahaman para que creara un juego que le entretuviera. Sissa durante más de un año se concentró sólo en esa tarea y finalmente presentó a su soberano su invención: el ajedrez. El señor quedo muy satisfecho y desde el primer momento disfruto de horas de gran solaz y entretenimiento. Juzgó que debía darle una buena recompensa a quien tan bien le había servido. Sissa, le contestó. “Si quieres premiarme, como soy un hombre modesto, con poco me conformaré, dame un grano de trigo por la primera casilla del tablero, dos en la segunda, cuatro en la tercera; y así sucesivamente, duplicandose el número de granos en cada casilla que sigue, hasta llegar a la última, la 64”.  Sorprendido agradablemente por la modestia del pedido, encargó a sus matemáticos el cálculo. Pero la verdadera sorpresa vendría cuando estos le informaron que las cosechas del país por muchos siglos serían insuficientes para cumplir con la cantidad de granos solicitada. La cifra corresponde a elevar 2 a la 64 potencia, sumando cada elevación y es superior a 18.446.774.073.709.551.615 que es la cifra que corresponde a 2 a la 64 potencia, a la que habría que sumar 2 a la 63 potencia, 2 a la 62, y así.

Después que el ajedrez fue inventado en Asia, ya sea en Persia o en la India, arribó a Europa en el siglo VIII, traído a Córdoba, España; entonces Califato musulmán, por Zirjan, según constan estudios del historiador Ricardo Calvo.

Con el ajedrez como hoy lo conocemos, destacó en el siglo XVI el obispo español Rodrigo (Ruy) López de Segura (1530-1580), quien venció en el primer evento internacional que se organizó en ajedrez . Este torneo, en que participaron españoles, italianos y franceses fue organizado en la corte de Madrid bajo los auspicios del Rey Felipe II en 1560.

En el Siglo XVIII destacó el francés Andres Danicán, llamado Philidor, músico destacado y considerado el creador de la ópera lírica francesa. Philidor (1726-1795), escribió un libro notable que estableció las primeras teorías de como resolver los problemas que planteaba el decidir la jugada adecuada en cada partida.

Ya entrada la mitad del siglo XIX surge un joven de origen franco-español en los Estados Unidos a quien se le considera el creador del ajedrez moderno. Su nombre era Pablo Alonzo Morphy Charles, o como se le llegó a conocer tras de ganar el Campeonato de Estados Unidos; Paul Charles Morphy, la versión usual en su país y su época de su nombre. Nacido en Louisiana, hijo de un juez y una rica heredera francesa, en 1837; realizó varias giras triunfales en Europa y los Estados Unidos entre 1856 y 1859, con poco más de veinte años de edad venció a los doctos maestros europeos, y pronto fue reconocido como el mejor jugador de ajedrez del mundo. Las partidas de Morphy son sumamente instructivas y los maestros de la época las analizaron con cuidado, descubriendo la teoría que se hallaba detrás de cada jugada. El que escribió sobre estas y las definió y clasificó, se convirtió en el primer campeón mundial reconocido de la historia y mantuvo su campeonato veinte años ¡Tan adelantado era a su época, gracias al haber entendido a Morphy! Este campeón fue el pionero del estudio “científico” del ajedrez, del crear una manera de jugar en base a un análisis y a una comprensión de lo que pasa en una partida. Su nombre: Willhelm Steinitz, creador de la teoría moderna del ajedrez cuya influencia aún llega a nuestros días. Curiosamente, uno de sus “discípulos” lo combatió en base a las “excepciones” de las reglas preconizadas por Steinitz, creando una escuela muy dinámica, creativa y altamente combativa. Su nombre era Mijail Chigorin, de San Petersburgo, Rusia. Por considerarlas muy instructivas, recomendamos estudiar las partidas de Morphy y Chigorin que incluyo en el archivo para Chess Base, denominado “Historia1” que corresponde a esta lección.